Los altos funcionarios se quejan del enchufismo en los puestos de directores generales