Los agricultores, en pie de guerra por la caída de los precios y la subida del salario mínimo