Plantar un millón de nuevas hectáreas de masa forestal salvaría el planeta