Una sanitaria: “Antes de entrar en mi casa, me pongo a llorar en el coche”