Los padres de los trillizos que viven conectados a una máquina: "El ginecólogo quería que abortara"