La rotonda más cara del mundo está en Valencia: costó 50 millones de euros