Una residencia de Sabadell: “Nos dieron antes las bolsas de cadáveres que las mascarillas”