La queja de Joaquín Prat ha hecho efecto: los socialistas del Senado van a “donar sus dietas"