Se acabaron los contratos por obra y servicio: sólo habrá empleados fijos, temporales o becarios