Raúl Bravo y Aranda, los cabecillas de la ‘Operación Oikos’, enviados a prisión por corrupción y estafa