Esperanza Aguirre fue a una reunión del Club Bilderberg, el club que domina el mundo