El futuro del Pazo de Meirás: Cómo fue realmente su compra