El promedio mundial de uso de la ropa es de tres veces y esto supone un 400% más de emisiones