El precio de los pactos o la vuelta al despilfarro público