Entre pitos y abucheos: así ha sido el recibimiento de la Familia Real en Barcelona por los independentistas