4.500 policías, 250 antidisturbios y 550 metros vallados para proteger a Leonor y al Rey en Barcelona