Peleas, atropellos y amenazas con cuchillos: las brutales discusiones en Reino Unido para conseguir gasolina