Una testigo asegura que vio cómo Tomás, el padre de las niñas desaparecidas, agredió a la madre y pegó a su nueva pareja con un palo de golf