La ministra María Jesús Montero discute en plena calle con dos malagueños