El juez da la razón a Mauricio, el gallo más famoso de Francia: podrá seguir cantando moleste a quien moleste