La madre de la niña asesinada en Mataró tenía una gabinete de reproducción y decía dejar a sus clientas embarazadas "espiritualmente"