El lazo amarillo del Palau de la Generalitat, ahora es blanco