Marc, el joven de 34 años que ha perdido el lenguaje y está en silla de ruedas por el COVID-19