El atacante de Ohio fue abatido segundos antes de entrar en un local en el que se refugiaban decenas de personas que huían de él