Se hacen públicas las imágenes del momento en el que los terroristas de Londres compraron los cuchillos