La Policía de Estados Unidos investiga el tiroteo de Texas como "una masacre con tintes racistas"