El ginecólogo denunciado por sus pacientes de abusos sexuales podría enfrentarse a 53 años de cárcel