El control de México y Estados Unidos aumenta la presión sobre los migrantes