Bolivia celebra el Tinku a puñetazos