Los hospitales públicos cierran 12.700 camas en verano