El gas de la risa se adueña de los jóvenes en los macrobotellones de Barcelona: “Los efectos son terriblemente nocivos”