Una sentencia del Tribunal Supremo coarta el uso de fotos de menores en las redes sociales