Juristas consideran que la actuación policial para disolver una fiesta en un piso de Madrid fue allanamiento