Galicia intenta frenar los brotes importados: los turistas deberán dar sus datos a las autoridades en menos de 24 horas