Gafas de realidad virtual: el nuevo medicamento para enfermos terminales