Los alrededores de Denver sufren una lluvia de escombros tras la explosión del motor de un avión con destino a Honolulu