Las diferencias entre la quinta ola y las anteriores: pacientes más jóvenes, menos letalidad y mayor recuperación