El impresionante derrumbe de una pared rocosa en Brasil deja siete muertos, 32 heridos y tres desaparecidos