El citomegalovirus, la enfermedad silenciada