La investidura de Sánchez pende de un hilo: si un solo diputado cambia su voto, fracasará