El nuevo gobierno se sitúa como la segunda preocupación por detrás del paro entre los españoles