Una Diada con el independentismo en sus horas más bajas