España endurece su política de fronteras y exigirá a los viajeros que vengan de países de riesgo una PCR negativa