Una “fuerza oscura” le obliga a empotrar su coche contra una Iglesia de Sonseca