El desbordamiento de la colada norte del volcán de la Palma obliga al desalojo de otras 1.000 familias: “Esto es demasiado”