600.000 personas acuden a la Diada menos multitudinaria desde hace años