Crimen de la cabeza en la caja: la factura de la motosierra está en la casa de Carmen, la principal sospechosa