Las consecuencias del cambio climático, a vista de águila