No es lo mismo pasar el confinamiento en una casa de lujo en Euskadi que en la más pobre de Sevilla