Los herederos del 'Comando cazaplástico': el futuro está en los niños